1.1.10

Círculo de Luz



Queridos amigos,

Después de casi dos años de existencia de este blog, hoy toca despedirse. Lo hago con mucha alegría. No hay pena ninguna. No sé si a esto se le puede llamar punto final, punto y seguido, punto y coma, punto y aparte, dos puntos, puntos suspensivos… Realmente ha sido una aventura extraordinaria. Hemos recorrido juntos un camino muy bonito. Creo que este blog cumplió ya su cometido ¿Podíamos haber seguido? Claro, de hecho el tema es inagotable; sin embargo creo que hay que saber medir, no atarse a las cosas, explorar nuevos caminos. Ahora este blog queda a disposición de quien lo necesite. Ha sido un regalo muy grande poderlo coordinar. Tan importante como mi entrega ha sido también la vuestra. Todo lo hacemos entre todos.

Puede que en unos meses haya un nuevo blog o un nuevo ‘no sé qué’. Veremos. Ahora eso está naciendo.

Este último apunte titulado ‘Círculo de Luz’ es una consecuencia directa de todo lo que hemos ido aprendiendo. Es también una propuesta, una invitación. Quiero invitaros a formar parte de un Círculo, un Círculo de Luz.

La Vida puede seguir su curso si decidimos no implicarnos, pero si nos implicamos la Vida lo celebra y siempre lo agradece.

En este Círculo de Luz la mayoría somos desconocidos unos para otros. Estamos generalmente coordinados a través del correo electrónico o eventualmente a través del teléfono móvil. Nunca nos reunimos, nunca hacemos balance de nuestra actividad. No tenemos nombre (de hecho algunos lo llaman “Círculo de Energía” o “Rueda de Oración”, y otros nombres que ahora mismo no recuerdo). No conocemos datos personales de todos aquellos que participan. La libertad y el anonimato prevalecen por encima de todo.

Nos reunimos a distancia para intentar ayudar a personas que están atravesando por un momento difícil en sus vidas. En ese ‘Círculo de Luz” cada persona puede incluir a quien quiera y sugerir al grupo que así lo haga con aquellos que expresamente sean propuestos.

Tenemos siempre presentes las palabras de Jesús en las que dice: “Cuando dos o más de vosotros os reunáis en mi nombre, yo estaré ahí en medio de vosotros… Y todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os será concedido”.

A pesar de eso no estamos adscritos a ninguna religión, tendencia o grupo. Es la espiritualidad lo que nos une.

La manera de reunirse es cada uno en su ámbito, en su ambiente, los martes, todos los martes de todas las semanas del año a las 23:00 h. Eventualmente y dependiendo de algún evento concreto podemos ser llamamos a entrar en el Círculo de luz para intentar ayudar en momentos concretos.

En un ambiente tranquilo se comienza por dar las gracias y a abrir el chacra superior para recibir Luz y Gracia; cuando sintamos que estamos ‘llenos’ construimos mentalmente una pirámide energética e introducimos allí a cuantas personas queramos. Luego a través del chacra del ombligo vamos soltando esa Energía que hemos recibido para llenar esa pirámide y permitir que llegue a las personas que lo necesitan. El método seguido puede variar, no es importante, al igual que el tiempo que dediquemos.

Si un día estamos de cena, de viaje o con otra actividad, intentaremos adaptarlo mentalmente, anticiparlo, postergarlo... Siempre vale lo que se haga por más insignificante que parezca.

Ahora mismo tenemos presentes a unas veinte personas. No puedo dar la lista ahora aquí porque no me está permitido hacerla pública, pero los que queráis participar enviáis un mail a lluviacaballo@lluviacaballo.com y os la hacemos llegar.

A medida que participéis en estas reuniones a distancia, verdadera escuela de telepatía y alguna cosa más, puede ocurrir que veáis remisiones espontáneas de enfermedades. Puede ocurrir, aunque lo normal es seguir viendo que todo sigue su curso, sin que haya cosas demasiado llamativas. Podemos ir viendo que los ‘efectos’ de todo esto se dejan ver a veces en el plano físico, a veces se notan ‘solamente’ en el plano de la personalidad y, sobre todo, en el plano espiritual. La sanación puede ocurrir a muchos niveles. A veces se trata de algo muy sutil. Hay personas que fallecen y sin embargo se sanan.

No hemos de perder de vista que no somos nosotros los que hacemos ‘Eso’. Sabemos que Eso viene de una Dimensión Superior. Simplemente estamos atentos cuando una Gracia llega a la vida de alguien y humildemente pedimos ser transmisores de esa Bendición.

El Mundo está sustentado por personas anónimas que, desinteresadamente, deciden unirse y unir todo a través de la Luz de sus Corazones.


Muchas gracias.

Un fuerte abrazo.



En la foto, Círculos de Luz.