23.11.09

Morir es estar muriendo



Algunos de los que lean estas líneas se identificarán con ellas.

Sí, morir es estar muriendo, morir es percibir intensamente y comprobar que las energías del presente nos piden que dejemos ir de una vez todo lo que ya no vale.

En algunos momentos nos podemos sentir como que no formamos parte del Mundo.

Estamos despidiéndonos de todo lo viejo.

Hay muchas cosas que se están descomponiendo, por dentro y por fuera.

En algún momento podemos sentir que ya no queda nada de aquel ‘nosotros’ que conocimos…y de esto no se deduce que estemos viviendo trastornos de la personalidad o una extraña mutación que haga que no conozcamos a nadie.

Hay ratos que parece que hemos ido a pasar una temporada en el infierno, sin embargo estos episodios son muy breves y muy intensos, pasan rápido.

Hay signos claros de que estamos ya metidos de lleno en un nuevo cambio dimensional.


Algunos verán luces.

Algunos verán figuras moviéndose por el rabillo del ojo.

Algunos escucharán voces.

Muchos sentirán que las cosas se están disolviendo.


Todo esto son signos, no de que nos estamos volviendo locos, sino de que nos estamos empezando a mover en diferentes dimensiones.


A ratos podemos tener la sensación de estar siendo vaciados.

A ratos podemos sentir un cansancio extremo.

Y la fuerte sensación de tener nuevas compañías.




Dedicado a varios amigos que ahora mismo están viviendo un delicado tránsito.


En la imagen, estrella de diez puntas.

4 comentarios:

jg riobò dijo...

Lo bonito es poder estar en el tránsito, ni aquí ni allí. O bien unas veces aquí y otras allí.
Estando sin estar.

Anónimo dijo...

Estimada/o desvelada/o,

Creo que el apunte de hoy del blog, es un homenaje a tantos que sienten el desconsuelo, el desasosiego, y no tienen la suerte de poder contárselo a nadie. Este no es mi caso.

El mensaje que recibí tuyo abrió un resquicio de esperanza entre tanto desespero. Sé que lees todos los comentarios que aquí se anotan.Te gusta este blog.

Parece que Raúl, leyó mi pensamiento. En mi mente estuvo una idea muy semejante. Contarle a él que hiciera públicas nuestras palabras.
Sé que le conoces personalmente. Pero te aseguro que no deja de sorprenderte a cada momento.

No es necesario que ninguno de los dos nos identifiquemos. Ambos nos conocemos. Creo yo, desde hace mucho más tiempo, del que somos conscientes.

La última parte del mensaje es la más hermosa. Te haré caso, seguro.
Los árboles no me impedirán ver el bosque.

Para unos ojos que han visto mucho de todo y que han llorado hasta cansarse: MI PROFUNDA GRATITUD.

"EL AMIGO QUE ESTÁ EN SILENCIO CON NOSOTROS, EN UN MOMENTO DE ANGUSTIA O INCERTIDUMBRE, QUE PUEDE COMPARTIR NUESTRAS PENAS Y DESCONSUELOS...Y ENFRENTA CON NOSOTROS LA REALIDAD DE NUESTRA IMPOTENCIA, ÉSE ES EL VERDADERO AMIGO QUE NOS QUIERE."(Henri Nouwen)

Anónimo dijo...

Te envio mucho Reiki y mucho amor.
Aquí estoy.

Anónimo dijo...

wow! yo creo que tengo cancer o algo asi .... pero me pasa exactamente lo que relatas.