30.11.09

El cuerpo



Siempre decimos: cuando alguien muere es solamente el cuerpo el que muere; pero también tenemos que hacernos esta pregunta: ¿qué es el cuerpo?

Probablemente hoy podamos servirnos de estas lúcidas palabras de Jean Klein. Están en su libro “La sencillez de Ser”.

“¿Qué es el cuerpo? El cuerpo es un pensamiento, una invención de la mente. Cuando miras al cielo, ¿dónde está el hombre? ¿Hay un hombre? Hay sólo visión del cielo. Sin el pensamiento de ser un hombre, no hay hombre. Tienes la idea de un cuerpo, pero en realidad este cuerpo no existe. El cuerpo, el hombre, son formas del pensar.

No eres tú el que te despiertas por la mañana. Es la idea de un cuerpo la que despierta en ti. ¿Qué hay antes de que el cuerpo despierte? ¡Eso es lo que tú eres!”



En la foto, atardecer junto a un río. En el mes de marzo.

4 comentarios:

jg riobò dijo...

El cuerpo, hilos tenues que sostienen todos esos otros cuerpos a los que les damos un nombre, nombramos.
Contenedor pasajero de nuestra esencia, universo finito.

Anónimo dijo...

Hola Javier,

Mira, hace un rato me he encontrado con esto de Deepak Chopra:

"Nuestro cuerpo es una gran farmacia en constante evolución. Si experimento tranquilidad, mi cuerpo produce válium. Si experimento dicha, mi cuerpo produce drogas potentes y anticancerígenas. Si estoy ansioso, mi cuerpo genera cortisona que destruye el sistema inmunológico y el sistema cardiovascular... No se nos debe de olvidar que junto con nuestro pensamiento van siempre nuestras moléculas".

Un abrazo.
R.

Anónimo dijo...

SOY MI CUERPO

Soy mi cuerpo. Y mi cuerpo está triste. Está cansado.
Me dispongo a dormir una semana, un mes; no me hablen.

Que cuando abra los ojos hayan crecido los niños y todas las cosas sonrían.

Quiero dejar de pisar con los pies desnudos el frío. Échenme encima todo lo que tenga calor, las sábanas, las mantas, algunos papeles y recuerdos, y cierren todas las puertas para que no se vaya mi soledad.

Quiero dormir un mes, un año, dormirme.
Y si hablo dormido no me hagan caso, si digo algún nombre, si me quejo.
Quiero que hagan de cuenta que estoy enterrado, y que ustedes no pueden hacer nada hasta el día de mi resurrección.

Ahora quiero dormir un año, nada más dormir.

(Jaime Sabines).

Henar.

Anónimo dijo...

Cuidamos y arreglamos nuestro cuerpo para que tenga un buen aspecto y podamos encontrarnos bien. Mientras el cuerpo es joven y saludable nadie duda de que se pueden pasar ratos muy agradables con él.

Pero por muy joven, espléndido y elegante que sea un cuerpo, no tenemos ningún motivo que justifique la expectativa de que vaya a salir de aquí con vida. De hecho, hasta la fecha el índice de mortalidad del cuerpo humano ha sido del 100%.

Si alguien se cree que es solamente un cuerpo, lo pasará muy mal cuando comience a debilitarse y sea incapaz de entender lo que le ocurre. Por esta razón nos asusta tan terriblemente la muerte.

Sin embargo, si tomamos conciencia de que NO SOMOS ESTE CUERPO, la cosa cambia. SOMOS ESPÍRITU, nuestro cuerpo encierra nuestra Alma y cuando llegue el momento estaremos liberados. Sólo el cuerpo es el que muere.