31.10.09

Fantasmas



“Hay una persona que habitualmente sueña con personas que han desencarnado; sueña con el marido que desencarnó hace once años y sueña también con otras personas que hace más tiempo que están desencarnadas ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué le sucede esto a esta persona? Esto sucede porque usted sigue pensando en ese ser o en esos seres de la misma forma que ellos tenían cuando vivían, cuando resulta que ellos ya no son así. Si usted continúa pensando en ese ser que desencarnó hace once años con la forma como era aquí, lo que hace es reforzar aquella imagen, reforzarla a través de su recuerdo, de esa forma da continuidad a esa imagen en el plano astral. Usted crea una imagen, pero esa imagen ya no es él. El que desencarnó ya no es el objeto que era, de esa forma usted acaba creando una imagen artificial que por fuerza comienza a tomar vida en el plano astral o en el plano mental y usted empieza a soñar con esa imagen. Eso no tiene nada que ver con la persona. La persona ya no es así. Aquella persona que desencarnó hace once años ya no tiene aquella fisionomía ni aquellos hábitos. Esa persona puede estar reencarnada de nuevo. Esa persona no tiene nada que ver con lo que guarda en sus recuerdos, eso hace que literalmente esté usted tratando con fantasmas”.



José Trigueirinho Netto, “Preguntas y Respuestas”.


En la foto, una forma que me ha salido repetidamente en varias fotografías a lo largo del último año…y no es un defecto de la cámara.

2 comentarios:

jg riobò dijo...

Mientras esa imagen exista la persona vaga por este mundo entre los recuerdos.

La cámara capta precisamente eso.

Anónimo dijo...

ENTIERRO

"Cuando mi féretro pase ante ti,
el día de mi entierro
no creas que el mundo haya retenido mi corazón.
No llores por mi.

No grites:-¡A eso quedó reducido!
porque eso te lo inspira el demonio.
No digas:-¡Qué desgracia!
porque eso es fruto de la ignorancia.
Al ver el cortejo, no digas:¡Para él todo terminó!
Porque será el momento del encuentro.
Le hallaré. Estaré unido a Él.

Al depositarme en la tumba,
no te despidas de mi.
Sueña, entonces, en mi próximo despertar.
¿Acaso no se ocultan la Luna y el Sol?
Sabes bien que habrá crepúsculo cuanto el día sale; recuerda que, tras el crepúsculo, otro día aguarda.

La tumba no libera
te parece una cárcel,
pero ten en cuenta que el suelo sólo produce cuando depositas la semilla.

¿No ocurre lo mismo con esa simiente que es el hombre?
En espera del más allá,
guarda silencio,
porque has de gritar de felicidad,
ante la inmensidad."

RUMI.(Poeta místico sufí 1207-1273)

Henar.