28.9.09

Esta muerte que vivimos


- Entonces, ¿tú crees que existen las fuerzas de la oscuridad?

- Si, claro que existen. Personalmente pienso que las fuerzas oscuras, la negatividad, no es una persona concreta, no es un demonio, aunque algunos opinan que sí lo es; tampoco creo que sea un grupo perfectamente organizado, consciente de su malvado poder, ejerciendo su dominación a diestro y siniestro; aunque existen verdaderos gobiernos en la sombra, gobiernos cuyos poderes se van debilitando día a día, minuto a minuto; ese poder ahora mismo les está siendo arrebatado; sin embargo la negatividad existe y es real, especialmente la que habita muy dentro de nosotros, porque nosotros llevamos en nuestro ADN la fuerza de la luz y la fuerza de la oscuridad, están mezcladas; en algunos hay más luz, en otros hay más carga de oscuridad. Es fácil verlo. La negatividad, la oscuridad o como lo quieras llamar, son todas las ideas de corrupción, crimen, dominación; en el mundo se domina a través de la mentira, las guerras, las mafias, los gobiernos formados en la sombra a espaldas de la oficialidad; ahí están los grandes narcotraficantes, los grandes vendedores de armas, la droga, la contaminación del medio ambiente, los falsos líderes religiosos, los políticos desalmados, los que manejan el aparato militar… Las fuerzas oscuras manipulan a diario la mente de todos nosotros con falsa información, aunque repito que su influencia es cada vez más débil. Los valores que introducen sin cesar en la sociedad son: el materialismo, la competencia, la ambición, dominar al otro, tener más dinero que los demás. Nuestros hijos son secuestrados cada día, y eso ocurre por ejemplo cuando se colocan delante del televisor, es fácil ver cómo ejercen sobre ellos una auténtica des-educación, la des-educación ejercida a través de la violencia, a través de infantilizar su mente, a través de hacerlos concebir objetivos falsos. Con las personas mayores está ocurriendo exactamente lo mismo. En el momento actual hay algo parecido a un secuestro, una ocupación. Hace poco lo hablábamos un amigo y yo: “Nadie, absolutamente nadie interesante, nadie que diga cosas valiosas, tiene un hueco en la televisión actual”, por poner solamente un ejemplo.

Si observamos atentamente veremos que hay un poder central externo, anclado desde hace mucho tiempo en todas las estructuras de la sociedad, muy especialmente anclado en el interior de nosotros mismos. El poder externo intenta dominar el mundo a través de los canales de información, a través de todo el oscuro juego al que estamos sometidos; no hay más que ver que seguimos atrapados por los sentidos, cuando lo que los sentidos nos proponen es pura ficción, pura apariencia.

-¿Cómo se combate todo esto?

-Despertando. Tenemos las herramientas necesarias para llevar a cabo esa tarea. Hay que empezar por tomar conciencia de todo lo que nos rodea. Desmontar las falacias montadas y organizarse. Cuando se toma conciencia de otros mundos, de otras realidades, de otras civilizaciones -nuestra galaxia es una ‘explosión’ de todo eso-, hay una cosa que llama poderosamente la atención y es la extraordinaria organización que poseen. Por lo tanto hay que sacudirse la pereza, la física y sobre todo la pereza psíquica. Hemos de viajar con decisión hacia el interior de nosotros mismos y conocer la Esencia de nuestro corazón. Hay que denunciar todo aquello que veamos injusto, comenzando por las denuncias que hemos de presentar ante nosotros mismos, en especial por todo eso que no nos gusta de nuestra propia vida.

Para ese despertar es necesario partir de tres puntos básicos: Inteligencia, Amor y Acción.

Nunca intentaremos conseguir nada a través de la violencia, ese no es el camino.

Un contacto abierto con los Seres de Luz nos puede ayudar a saber quiénes somos, nos puede ayudar a superar las guerras –sobre todo las internas-, a vencer las enfermedades y a restaurar el equilibrio en el medio ambiente.

Y cuando veamos que vamos despertando y que se va restableciendo en nosotros el equilibrio, hay que estar muy atentos porque las fuerzas de la oscuridad, en especial esa parte oscura de nosotros mismos, van a intentar seguirse ‘colando’ en todos los ámbitos de nuestra vida. Cuanto más crecimiento humano y espiritual hay, tentaciones más sutiles vienen… y más peligrosas.



Esto forma parte de un diálogo que tuvo lugar hace tres semanas, en un paseo entre pinares.


En la foto, detalle del sol y su combustión interna.


25.9.09

La Luz del Mundo




- ¿Qué significa para ellos la muerte?


-
Todos tenemos un cuerpo material y otro espiritual. Cuando el cuerpo material muere, el cuerpo espiritual se libera. Posteriormente este cuerpo espiritual se desplaza por una zona carente de energía, por tanto oscura. Al fondo de ella se puede observar una Luz a la cual uno se acerca rápidamente. El espíritu se juntará con esa Luz, la cual es Jesucristo, quién proclamó "Yo soy la luz del mundo".



De una entrevista a Carlos Beleván.


En la imagen podemos ver una cruz ecuménica, una cruz de oración, una cruz que se expande hacia todos los puntos del Planeta Tierra, del Sistema Solar, de la Galaxia y del Cosmos.


21.9.09

Lluvia de Luz


-Tengo la certeza de que un familiar mío que murió hace tiempo se encuentra retenido en otro plano, incluso hay veces que se me aparece y lo veo; siento que está perdido, desorientado, tengo la sensación de que ni siquiera sabe que ha muerto ¿Qué puedo hacer para enviarlo a la Luz?

-Para enviar a la Luz a Almas retenidas, retenidas en su propia ceguera interna, no retenidas por ningún ser malvado, hay que visualizarlas dentro de una lluvia de Luz cada vez más grande y luminosa. Sintamos que la lluvia los cubre por completo; esa lluvia de Luz es un profundo llenado de Amor, Paz y Perdón. Mientras son inundados por esa lluvia de Luz, animamos a esas Almas a que se purifiquen del todo. A la vez les decimos que pidan perdón por sus faltas terrenales, que sientan el Amor de sus seres queridos; que comprendan que su vida ha tenido sentido, que sólo es el cuerpo el que ha muerto, que nunca los vamos a olvidar, que los llevamos muy dentro del corazón; que se adentren sin miedo en las sucesivas escalas de la Evolución del Espíritu. Conviene que los encomendemos a los Seres de Luz y a las Inteligencias Superiores. Hay personas que encomiendan esas Almas a la Virgen Madre María para que acuda en su ayuda y puedan llegar de su mano a la Luz -en las sucesivas apariciones marianas la Virgen ha manifestado estar dispuesta a interceder por las Almas de los que desencarnan y se encuentran en dificultades para acceder al Reino de la Luz-. Dependiendo de vuestros ritos y símbolos, a veces es conveniente ofrecer una misa por la evolución de esa Alma, de esas Almas. Si seguís otros ritos y otros símbolos, haced lo que creáis más oportuno. Y si no seguís ritos ni símbolos, seguro que lo que hagáis o lo que dejéis de hacer estará bien hecho. Todo lo que se hace con Conciencia siempre suma, no hay nada que venga a restar.

Cuando esas Almas estén finalmente en la Luz, que no es otra cosa que tomar Conciencia de su esencia de Amor, llegará a vosotros la noticia de su agradecimiento. Veréis que os colman de Bendiciones.


Pregunta lanzada por M.F.

Respuesta recogida por M.D.L.



En la foto, hojas de otoño en la corriente del río Duratón. Octubre 2005.

18.9.09

Si contestas que sí


“Los antiguos egipcios lo explicaban de la siguiente manera: cuando mueres llegas al río Nilo, allí hay una barca que te lleva al Dios Osiris. Te colocas en su presencia y éste te pregunta: “¿Amaste? ¿Fuiste feliz?” Si contestas que sí continúas tu camino hacia la Luz; si contestas que no, vagarás y vagarás por el río Nilo…”


Contado por Begoña Ojeda.

Encuentros de A.E.S.E. (El Escorial, España, junio 2009).


La foto fue tomada por una amiga en un viaje a Egipto en abril de este año. Se trata del Templo de Luxor, al atardecer.


14.9.09

Un rostro lleno de Paz



Pensamientos contemplando un rostro lleno de paz, el rostro de Buddha:

Somos Ángeles habitando cuerpos.

La Muerte no es una aniquilación, es una liberación.

La Muerte nos puede transportar al plano del Amor.

Morir es volver a ser lo que siempre fuimos.

Tener que dejar el cuerpo, sin duda algo querido, es para poder evolucionar en las siguientes y sucesivas Escuelas del Universo.

Lo que Somos nunca está limitado por el cuerpo y por la mente. Somos sin límites.

Nuestro Espíritu es un patrón energético que se condensará en otras Realidades, siempre nuevas, siempre en constante transformación.


10.9.09

Danzar al unísono


Hoy en día parece que estamos muy comunicados, cuando en realidad estamos faltos de comunicación. Uno de los problemas más graves de la actual humanidad es la ausencia de comunicación, y realmente es paradójico porque todo lo tenemos lleno de máquinas potencialmente comunicadoras, pero prácticamente ninguna comunica nada; estamos construyendo un mundo plagado de mensajes, pero la mayoría son mensajes vacíos, mensajes huecos.

¿Cómo restablecer la comunicación verdadera? Siendo completamente honestos con nuestros pensamientos y con nuestras palabras; entonces el Universo pasa a escucharse dentro de nosotros y se dispone a hablar a través de nuestras Almas; eso genera una fuerza que puede abrir mentes y corazones; es en esa atmósfera también cuando podemos escuchar a los muertos, porque los muertos ‘hablan’ y nos transmiten sus mensajes. No es un muerto alguien que se ha quedado ya sin poder comunicar. El que muere comunica más que nunca.

Tenemos ahora ante nosotros el reto de construir palabras y mensajes con una vibración superior; cuando esa vibración es alcanzada nos acompasamos con las Sagradas Leyes Universales, las que rigen todo el Cosmos; acompasarse con estas Leyes Universales es danzar al unísono alrededor de la semilla de la Verdad y de la Unión inmutables.



Este apunte está dedicado a varios familiares y amigos periodistas.


En la foto, una puesta de sol llena de nubes que se cruzan en el cielo.


7.9.09

Holograma


El término ‘muerte’ es una palabra que está unida a un contenido conceptual que nos hace pensar que realmente hay muerte, cuando eso tan sólo es un velo colocado en el interior de nuestro cerebro, un efecto del holograma de ficción, una falsedad, una mentira, completa ilusión en la que todavía habitamos.

Quien ya ha empezado a desarrollar su espiritualidad innata, no la que hemos aprendido a través del dogma de las religiones, se dará cuenta de que esa espiritualidad tiene el cometido de integrar todo lo que vivimos (amor, trabajo, educación, relaciones, sufrimiento, dolor) con nuestro Ser Interno. El Ser Interno es el Yo Verdadero, el que no está limitado por el ‘ego’ -el ego vive en el engaño permanente, en el conflicto, en ese holograma del que estamos hablando-.

Desenmascarar a este ego que vive en el Planeta Tierra, ego global, ego mismo de esta vida que vivimos, por traslación nuestro propio ego, es ver ‘la ilusión de todas las cosas’, lo que no es, el tremendo holograma que nos tiene puestos el velo, velo que no nos deja ver la Realidad, Lo Que se Manifiesta.

La gran amnesia que padecemos y los espejos multiplicados nos impiden saber dónde está la Luz Original, igual que en la foto, donde podemos observar la creación y recreación física de un holograma, éste holograma: espejos multiplicados, espejismos…




El día 3 de marzo de este año 2009, los responsables del Detector de Ondas Gravitatorias GEO600 han lanzado a la comunidad internacional la noticia de que se han encontrado pruebas que permiten afirmar que estamos habitando en un universo holográfico.

3.9.09

Muchos universos posibles




-¿Usted cree en Dios?

-Sí

-¿Y puede explicarlo?

-No, no lo explico.

-¿Puede hablarnos de lo que lleva años investigando?

-Según la teoría que manejamos, hay muchos universos posibles, un número muy grande, y podrían estar todos coexistiendo, pero vivimos en uno de ellos y no sabemos en cuál.



Un momento de una entrevista con el físico teórico Juan Martín Maldacena (Argentina, 1968), investigador del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Estados Unidos, el mismo instituto en el que Einstein intentó durante 22 años desarrollar una teoría unificada del universo.



En la foto, mandala-semilla.