27.6.09

Un proceso de ascensión


-En estos tiempos se puede morir mientras el cuerpo aún sigue vivo.

-¿Cómo es eso?

-Sí, vamos muriendo, estamos muriendo, a través de un implacable proceso de ascensión.

-¿Eso es así para todos?

-Sí, aunque no todos lo viven igual.

-¿De qué proceso se trata?

-Es un proceso que consiste en ir quitando de nosotros capas muertas. Se trata de un proceso de limpieza como nunca antes lo habíamos vivido en nuestra vida; es sin duda un extraordinario proceso, tanto interior como exterior.

-¿Y de verdad morimos?

-A veces es mucho más que morir.

-¿Y no será eso morir de verdad?

-No, porque aún no se ve el final.

-Entonces, ¿tiene eso un final?

-Se vislumbra.

-¿Cuál es?

-Hasta que nos salgan alas…

-¿Pero alas de verdad?

-Las alas son todas de verdad.

-Suena bonito, pero a la vez podría parecer dramático. Nos veremos obligados a dejar el cuerpo físico, a desencarnar…

-No es dramático, de hecho no lo está siendo. No va a ser necesario desencarnar. Esta ‘maniobra’ se llevará a cabo con cuerpo y todo.

-¿Entonces hasta dónde continúa ese proceso?

-Ese proceso no se detendrá hasta alcanzar una determinada cota, una nueva dimensión.

–Entonces es un salto…

-Grande, muy grande.

-Y esa realidad es…

-Nueva, muy nueva.

-Me gustaría conocer algún detalle.

-No va a ser igual para todos, pero se podría parecer a esto: cuando este proceso se acelera puedes llegar a sentirte solo, muy solo; dejas todo atrás, a todos dejas detrás. Puede llegar a darte miedo, aunque internamente sabes que muchos están haciendo contigo ese recorrido; el mismo recorrido que tú realizas y que también otros están realizando va a hacer que tarde o temprano arribéis a esa nueva cota. Se abre ante nosotros una nueva puerta dimensional.

-¿Y qué hace quien llega?

-Seguir ayudando a los demás para que puedan llegar a donde nosotros ya hemos llegado.

-No sé qué decir…

-No tienes que decir nada. Piensa que no es escalar un peldaño ni dos ni tres, es más, mucho más. Es dejar muy lejos el viejo mundo y el pasado. En esta nueva dimensión todas nuestras necesidades son cubiertas. Todo lo que allí proyectamos está conectado al cien por cien con lo que siempre hemos sentido. En ese lugar se está en completa consonancia con nuestro nivel vibratorio.

-¿En este nuevo escenario todos viviremos de igual manera?

-Se va a manifestar de forma diferente dependiendo de nuestro grado de evolución.

-Lo cierto es que estamos dejando atrás lo que ya no vale.

-Muchos hemos dejado atrás casi todo: relaciones, fuentes de ingresos, planes futuros…prácticamente todo. Parece que no es posible cruzar si tenemos la maleta llena de todas esas cosas que ya no nos valen.

-¿Entonces?

-Se trata de empezar ligeros de equipaje y limpios, muy limpios, y nuevos, muy nuevos…

-Entonces ahora ¿qué hay que hacer?

-Permanecer humildes, con el corazón encendido en permanente llama de atención y de espera. No podemos andar metidos en muchos proyectos y mucho menos de índole material densa, eso nos rompe, nos fulmina. No son tiempos de crear mucho, simplemente porque si hacemos mucho igual tenemos que deshacerlo…

-¿Deshacerlo?

-Sí, muy pronto será todo tan diferente…

-Hay días que me veo completamente agotado…

-Y cansado, muy cansado, sin tiempo para nada, con escasa capacidad para tomar decisiones a largo plazo; sintiendo un vacío especial, una pérdida de algo; algunos días con una sensación de frío corporal, incluso haciendo calor; convencido de que hay indicios más que suficientes de una transición inminente. Es como estar viviendo a escasos metros de una nueva frontera que nos adentra en un nuevo territorio.

-¿Qué más destacarías?

-Por las noches es increíble ver cómo trabajan…

-No entiendo.

-Yo hay veces que al quedarme dormido dejo que trabajen conmigo, en mi cerebro, en todo mi ser… Pido ser llevado esas horas para poder ser transformado del todo, también pido que ese tiempo fuera del cuerpo físico pueda resultar de utilidad en las esferas donde se me necesite…

-¿Y?

-Justo ahora es como si estuviéramos a punto de descubrir quiénes somos realmente. Esas entidades nos lo están comunicando, poco a poco, veladamente.

-Eso es lo que suele ocurrir cuando uno muere, que comprendemos nuestra Esencia y de qué estamos hechos…

-Para comprender eso ahora ya no es necesario morir…

-Yo me quedo asombrado de los niveles de información a los que estamos teniendo acceso.

-Ahora todo empieza a estar en su sitio, todo viene a estar en su centro, las cosas se vuelven amorosas y mágicas, nos llenamos de confianza y de fe. Hay signos externos que nos lo confirman todos los días.

-Pero muchos planes se trastocan…

-Después de habernos preparado a fondo para algo podemos ver que cambian completamente nuestras circunstancias, por ejemplo las laborales, comenzamos a tener nuevas formas de ingresos, recibimos regalos materiales imprevistos. Se trata de cosas muy nuevas. Es como si para caminar en este nuevo camino hubiéramos necesitado habernos puestos unos zapatos nuevos, unos zapatos que no hemos comprado. Nos los han regalado.

-Todo lo que durante años se retrasó…

-Ahora ya está aquí. Y lo que aún no ha llegado llegará muy rápido. Manifestaciones extraordinarias están cerca de nosotros. Nuevas aperturas aparecen ante nuestros ojos… Lo ven los niños, también lo están viendo las personas mayores. Todos lo estamos viendo.

-Hay una perfecta combinación en todas las cosas que nos suceden.

-Incluso en las aparentemente negativas. No hay ni un solo paso atrás.

-Cualquiera que te oiga hablar pensará….

-Ya no se trata de pensar, tampoco de tener gustos y opiniones. Se trata de sentir esa extraordinaria frecuencia que nos eleva y nos eleva… Todo son vibraciones nuevas, y ¡están tan purificadas...! Un nuevo hogar está siendo creado para nosotros. Aunque haya sido anunciado en el pasado, esto simplemente forma parte de la evolución humana, aunque si quieres puedes decir que de lo que hablamos es el Reino de los Cielos. Aquí en la Tierra.



Esto forma parte de un diálogo con uno mismo… mantenido a lo largo del último mes mientras conducía, paseaba, cocinaba, barría la casa... Lo quiero ahora compartir. Con Amor y Gratitud.


En la foto, mandala ‘Flor de la Vida’.


23.6.09

Lo que ven los viejos


Ya he comentado alguna vez que el término ‘viejo’ me gusta, me gusta mucho. Pues bien.

No es que tengan los ojos defectuosos, no es que estén perdiendo la razón, no es que se imaginen cosas. No, no es eso.

No asustarse de lo que pueden ver los viejos -todos somos viejos de alguna u otra manera, porque todos estamos siempre envejeciendo, lo queramos o no, lo admitamos o no-.

No es el alzheimer, no es la senilidad, no son los años; no es que el cerebro funcione mal. No son los efectos de tal o cual píldora.

Muchas personas de edad avanzada ‘ven cosas’ y a veces hablan de lo que han visto y oído. Pueden hablar de familiares ya fallecidos que están a su lado; otras veces pueden ver esferas de luz, o bien ciertos símbolos de las diversas religiones. Pueden hablaros de entidades conocidas o desconocidas. Pueden ver pasar sombras, pueden escuchar voces, pueden hablaros de una música que está llegando a sus oídos.

Y si alguien que va a morir os quiere comunicar lo que está viendo, tranquilos, disfrutad. Merece la pena.



En la foto el rostro fascinante de un viejo de la calle. Maravilloso semblante el de este hombre desconocido. Un amigo tuvo la amabilidad de enviarme esta foto, que por lo visto está sacada de fondos de Internet.

18.6.09

El que sabe de su misión


Pablo murió de un tumor cerebral. Tenía diez años.

Asombra escuchar el relato de su última enfermedad. Cabe destacar, por encima de todo, cómo transformó de raíz los pensamientos, los sentimientos y las vidas de sus padres, de sus hermanos, de sus abuelos, de sus primos, de sus tíos, de sus amigos, de sus vecinos, de los médicos y enfermeras que lo atendieron, también de todas aquellas personas que en esos meses finales entraron en el ámbito de su vida ¿Cómo lo hizo? Con verdadera consciencia, como el que sabe de su misión, como el que dona su vida en un acto de servicio. Eso es Puro Amor Regalado.

¿De qué planeta viniste, Pablo? ¿A qué planeta has regresado?

Pablo, misterio del dolor en el Amor encarnado.

Pablo, la divinidad se ha manifestado a través de ti.


Gracias Pablo. Un abrazo infinito.



Relatado por Ana, sanadora afincada en Barcelona.


En la foto...imaginando el color y la luz del mar en el día en el que su familia arrojó allí sus cenizas.


14.6.09

Lo mismo que la muerte


En estos últimos tiempos han ido ‘ocurriendo’ muchas separaciones de parejas, algunas de estas parejas llevaban mucho tiempo conviviendo, otras llevaban menos; las separaciones de las que hablo han ocurrido en mi círculo cercano. Hablaré brevemente y sin caer en demasiadas generalizaciones.

Por encima de lo que digan los estamentos civiles y religiosos, siempre por detrás de la velocidad real de las hechos, un alto porcentaje de estas separaciones ‘ocurren’ para que los individuos puedan evolucionar por separado y ‘a mayor velocidad’, incluso para que algunas de esas personas comiencen a evolucionar aunque solo sea mínimamente. Me estoy refiriendo a una evolución humana y espiritual. Por supuesto, también se puede evolucionar viviendo en pareja ¡No faltaría más!

Lo mismo que la muerte es un proceso de transformación, no de aniquilación, así ‘la muerte de una pareja’ es también un proceso de transformación; nada viene a ser destruido, más bien todo viene a ser renovado y completado. Creo que esta es la manera de entender correctamente un acontecimiento de este tipo, también la forma de llegar a comprender el rencor, el odio, la rivalidad, los celos, la posesión… estados consustanciales a todo proceso de disolución de una pareja.

Al igual que en la muerte los cuerpos espirituales abandonan el cuerpo físico cuando este ya no sirve para el propósito trazado, así también en una pareja el amor que se encarnó en ese ‘cuerpo de unión’ abandona esa relación porque ya no sirve para el fin para el que fue creada. El amor que unió, también separa.

Al día siguiente de que una separación se haga efectiva (haya o no por el medio asuntos legales), algunas personas pueden empezar a comprender la dimensión real del Amor. Amor con mayúsculas.



Dedico este apunte a muchos amigos y conocidos que han transformado sus relaciones en estos últimos dos años, entre los que me incluyo.


En la foto, dos mariposas que me encontré mientras caminaba. Hace quince días.

11.6.09

Envoltorios


En estos días se programan infinidad de viajes con enfermos a Lourdes, a Fátima; en los países árabes se programan también visitas a lugares sagrados del Islam; en el lejano oriente acuden a lugares emblemáticos del Budismo, del Hinduismo… Quedémonos con el viaje a Lourdes, solamente como ejemplo y también por la cercanía y por la identificación con los lugares de nuestra tradición.

Muchos de los que viajan contemplan la posibilidad de volver curados, de que sus cuerpos sean restablecidos; desean que esos cuerpos maltrechos vuelvan a ser como eran antes de la enfermedad o del accidente.

Si todos los que viajan dejaran allí sus muletas y sus sillas de ruedas y sus enfermedades y volvieran sanados, de nada serviría si sus conciencias no salen transformadas.

Nadie duda de que un lugar como Lourdes posee un fuerte magnetismo debido a las sucesivas visitas de un Ser o Seres de Otra Dimensión, eso es muy evidente y ya pocas personas lo cuestionan, pero la expectativa que se genera debido a las ansias de curación con respecto a los cuerpos, deja mucho que desear. Eso habla de nuestro nivel colectivo de conciencia. Eso habla de que todavía habitamos en las capas superficiales de la espiritualidad.

Krishnamurti dejó de curar a través de sus manos porque comprobó que a los que curaba seguían sin transformar sus conciencias; entonces decidió enfocar sus esfuerzos hacia eso precisamente, hacia la transformación de las conciencias y abandonó ‘esa clase de milagros’ que muchas veces no son más que un reflejo del ego de quien los ejecuta.

Jesús curó enfermos y resucitó muertos, según nos cuentan, pero esos cuerpos que curó volvieron a enfermar y los muertos que resucitó volvieron al cabo de los años a la tumba de la que salieron ¿Qué quiere esto decir? Que todo lo que se refiere al cuerpo es temporal, por lo tanto caduco, finito. Si fijamos todas las expectativas en la materia siempre nos acompañará la desilusión y el desengaño. Todo lo referido a la materia tiene su fin y su posterior proceso de transformación.

La mente es capaz de cualquier cosa, pero una mente sin Amor no es nada. No obstante, podéis ver grandes ‘acontecimientos’ en cuanto a lo externo, y algunos realmente sorprendentes; podéis ver que hay individuos que levitan, a otros veréis que incluso vuelan, pero esto nada tiene que ver con el profundo trabajo de conciencia que venimos a realizar. Nuestra venida a este planeta incluye un trabajo profundísimo de toma de conciencia para llegar a contactar con nuestra Esencia, eso implica una limpieza y una honestidad permanentes.

Por lo tanto se impone la seriedad, la cordura, la mesura.

Estar pendientes de esos milagros espectaculares es estar todavía pendientes de ‘los grandes momentos’, cuando justamente la vida si algo es, es una sucesión fina y delicada de ‘pequeños momentos’, de detalles 'insignificantes' que son mucho más milagro de lo que solemos pensar.

Los grandes milagros no se suelen ver ¿La razón? Si se vieran, el hombre se llenaría de soberbia.

Posiblemente el milagro mayor sea comenzar a vivir desde la Unidad, no desde la polaridad. El milagro más grande es cambiar nuestra visión del mundo y de las cosas de una vez para siempre. Un milagro completo es comprender, no intelectualmente, y sí con las facultades del Alma, que nuestra esencia es el Amor; si eso se comprende da igual cómo nos presentemos ante el mundo. Siempre darán igual los envoltorios, no lo que va dentro.



En la foto, el milagro del atardecer de hace unos días.

10.6.09

Rosa de la Paz


Dos años se cumplen ahora del fallecimiento de mi madre ¿Hay una palabra que resuma todo este tiempo? Sí, si la hay. Esa palabra es PAZ. Una Paz que ha ido llegando poco a poco, lentamente, como maná caído del cielo.

Esa Paz nace de la certeza de que la Vida se perpetúa más allá de la muerte física.

Esa Paz nace de la misión de instaurar en el interior del ser humano el Orden del Amor, comenzando por uno mismo.

Esa Paz es como una flor que ha nacido, muy dentro del corazón.

Es una rosa. Rosa de la Paz.



En la foto, flor de loto.

8.6.09

Una carta de un niño

Carta de un niño de seis años dictada a su madre y dirigida a una psicóloga que lo atendió y supo comprenderlo.


Escrita el 8 de agosto de 1987


Querida:

El libro me gustó mucho ¡Me gustó comprobar que en un libro escriben lo mismo que yo pienso!

El planeta tierra es una escuela. Es una escuela muy difícil porque tiene mucha materia y poco espíritu. No­sotros los humanos venimos para aprender a manejar el cuerpo y las cosas que se tocan. Pero hay muchas escuelas, en diferentes planetas, para aprender cosas diferentes.

También hay planetas-casas, en los que están las almas. Siento que vengo del sol; en el sol hay almas puras. Después pasé por Saturno, que es menos físico que la tierra. Ahora siento que entendí mejor eso de la reencar­nación. En este planeta es tan difícil tener un cuerpo, que es preciso salir y entrar muchas veces en los cuerpos para aprender a manejarlos.

Además de eso, ser hombre es diferente de ser mujer. Los hombres tienen más energía. Las mujeres cuando tienen hijos les dan su energía, y la energía vuel­ve hacia ellas transparente. Los hombres pierden menos energía, pero las mujeres aprenden algo importante: ¡cuando tienen hijos "practican" la muerte!

El momento en el que el nene sale de la panza se parece a cuando el alma sale del cuerpo.

Algunas personas no saben eso, y la muerte les deja tristes. Además, sólo creen que existe lo físico.

Olvidan que la vida viene de Dios y ¡que nada de Dios termina nunca! Aunque el planeta Tierra explote, aún será un trozo de Dios!

Antes yo sentía que Dios era todo el Universo material, pero un día Dios me mostró el VACIO y me dijo: "Yo tam­bién soy esto". El universo, los otros universos y el vacío, eso nunca acaba, porque Dios no tiene comienzo ni fin. Para que las almas de los humanos no se queden tristes, todos unidos tenemos que hablar de eso.

Amiga, después que viniste a mi casa supe que somos muchos los que tenemos la misma misión. Y me parece que ahora muchas almas vienen para ayudar a este plane­ta. Es la gente "misionera".



En la foto, mi hijo pequeño durante una puesta de sol un día de verano del pasado año.


5.6.09

Grata compañía


Dieciséis meses de vida de este blog me han permitido constatar, prácticamente a diario, que existen en muchos casos experiencias sensibles que implican a personas para hablar de que sus seres queridos ya fallecidos (o que no han llegado a nacer a la vida física) interactúan con ellos, o bien contándoles aspectos de su realidad presente, o advirtiéndoles sobre detalles prácticos, o transmitiendo sentimientos de amorosa serenidad… sentimientos que en la mayoría de los casos calman las secuelas del dolor por la pérdida de ese ser querido. Esos seres están ahí y se manifiestan.

También es llegado el momento de conocer que, además de los fallecidos, hay poblaciones inmensas de individuos muy inteligentes que desde otras dimensiones colaboran con nosotros, nos prestan su servicio, nos pueden anticipar situaciones, desvelar planes y comunicarse con nosotros a través de diferentes maneras… Les podemos llamar Nuestros Hermanos del Espacio. Están ahí y se pueden manifestar. Creo que es bueno saberlo.

Esto de lo que ahora hablo, que para alguno de vosotros puede no resultar extraño, es en principio compatible con las tradiciones morales o religiosas con las que veníamos conviviendo, aunque a medida que uno se va adentrando en esta Realidad, la mayor y la mejor de las creencias es justamente no tener creencias ¿Por qué? Precisamente para estar completamente abiertos de mente y corazón ¿Para qué? Para investigar plenamente en todo eso que se quiere manifestar y no tratar de ponerle trabas.

¿Qué es lo que todo esto trae? Todo esto nos trae una cosa muy clara y evidente: que ya no podemos seguir dándole la espalda a la trascendencia; para ello hemos de plantearnos con absoluta seriedad adentrarnos en la vida del espíritu. Ahí cada uno escogerá su camino. Yo estoy también aquí para suministraros alguna pauta, porque imagino que ‘la curiosidad’ puede ser grande.

Un fuerte abrazo.



En la foto, un precioso agroglifo.


2.6.09

Una forma de muerte


Simplemente constatar hechos. De ahora. De ahora mismo.

Muchas cosas se están desmoronando: macroempresas y microempresas,  entidades públicas y privadas, corporaciones de todo tipo y condición, partidos políticos, instituciones religiosas, matrimonios, conciencias… ¡sobre todo conciencias…! ¡Todo está siendo puesto delante de un espejo muy limpio! ¡Todo está siendo renovado! ¡Lo viejo está siendo arrancado de cuajo! Muchas cosas están siendo sacadas hasta de sus propias raíces. Puede que no percibamos la dimensión auténtica de todo lo que está sucediendo, o puede que sí. En el exterior hay muchos signos, pero en el interior, en el interior de cada uno es de una elocuencia incuestionable.

Es una forma de muerte, mientras se abre el camino hacia una nueva vida.

 

 

En la foto, el cielo de este sábado pasado. A una hora de la tarde.