12.4.09

Lo sagrado


-         Llama la atención que en su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina mencionó a Rudolf Otto, el historiador de las religiones.

-         A él llego por mi hijo Manuel. Pronto se cumplen dos años de su muerte, a la edad de treinta y ocho. Manuel tuvo una evolución curiosa: no era nada religioso, pero a los 30 años entró en contacto con un grupo misionero y vivió una transformación que, la verdad, yo no metabolicé bien. Se embarcó en varias misiones. La más larga, de tres años, fue en México, con los indios guajaca, en plena Sierra Madre. Por desgracia sufrió un cáncer de colon y falleció. Esto ha sido devastador para mí. Pero en México, a pesar de las condiciones durísimas en las que vivía, no dejó de estudiar; tenía el posgrado de Humanidades en varias universidades europeas y americanas, y allí empezó otra tesis sobre Rudolf Otto. Este autor habla de ‘lo sagrado’ como algo que subyace en el ser humano, que puede estar en alguien que no pertenece a una religión. Yo lo pude comprobar en la propia existencia de mi hijo. Aprendí mucho de él”.

 

 

DARIO MÉDICO, jueves 2 de abril de 2009. Una entrevista con Manuel Serrano Ríos (Málaga 1935), prestigioso médico internista e investigador, famoso por sus trabajos sobre la diabetes.

 

En la foto, una hermosísima rosa que tuve la suerte de encontrarme un día; me detuve a contemplarla de cerca gracias a que a un amigo que me acompañaba recibió una llamada en su teléfono móvil y estuvo un buen rato hablando. Fue lo que hice mientras él charlaba. Ahora va a hacer tres años.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Raúl,

Este comentario me sugiere dos cosas: que no es necesario explicar todo desde la ciencia, y que lo que está "dentro" no se puede buscar fuera.

La fotografía de esa rosa describe perfectamente lo sagrado, lo interno, lo que existe a pesar de todo.

Un saludo
Henar

jg riobò dijo...

Lo sagrado es todo, lo de dentro y lo de fuera.