26.2.09

El mejor ambiente




Morir en casa puede ser una suerte. Morir en casa puede significar hacerlo en un ambiente tranquilo, relajado, rodeados del cariño de la familia, y si puede ser con todos los deberes ya hechos.

Me atrevo a hacer alguna sugerencia por si tenéis algún ser querido que pueda morir en casa a vuestro lado; y si muere en un hospital o donde sea se puede disponer igualmente de unos consejos que pueden resultar de utilidad.

Lo que ahora cuento está basado en la experiencia directa con mi madre: siete años de cáncer y cinco meses de enfermedad terminal.

Que sea el enfermo el que pida morir en casa, no lo hagáis en contra de su voluntad.


EL AMBIENTE EXTERNO:

Es muy importante que el ambiente sea de profunda y sincera espiritualidad.

Si el enfermo muere en casa es del todo necesario que haya silencio en la habitación. Aunque la persona esté inconsciente, esa inconsciencia es solamente aparente porque en realidad está percibiendo de una forma extrasensorial. Ese silencio al morir es tan importante como el silencio al nacer. Mi segundo hijo nació en casa, también de esa experiencia aprendí mucho. La muerte y el nacimiento traen implícitas la misma energía.

Evitad los nervios, las estridencias y esas palabras sobre aspectos materiales que pueden hacer mucho daño.

Es importante una luz suave, acogedora. A medida que vamos sabiendo más sobre colores, parece que un color anaranjado que predomine en la habitación puede ayudar. El color anaranjado es la forma bajo la cual el feto percibe la luz exterior a través de la piel del vientre de la madre. Morir es volver a esa Luz a través de la piel de la Madre Tierra. Una persona que durante años ha atendido a enfermos terminales me ha contado que tiende a potenciar el color verde en la habitación.

Ciertos tipos de música también pueden ayudar: notas de órgano, cantos gregorianos, cantos místicos de cualquier tradición. Se dice que en el futuro se sabrá encontrar la nota musical para cada persona, la que cada uno tenemos, y se coordinará el tránsito alrededor de esa nota.

Un arquitecto de Córdoba murió hace unos años escuchando el Cántico de San Juan de la Cruz cantado por Amancio Prada. Mi hijo pequeño nació de la misma manera.

También se pueden cantar o recitar mantras, así como escuchar con mucha atención las frases elaboradas por el propio moribundo. Jesús exclamó en el momento de morir: “Padre, en tus ma­nos encomiendo mi Espíritu”.

Se puede rezar, sean cual sean los rezos de nuestra tradición: un rosario, una plegaria tibetana, salmodias del Islam... Son muy importantes nuestros rezos propios en ese momento, el diálogo mano a mano que mantenemos con la Divinidad a través de la experiencia directa, al margen de los dogmas y de lo aprendido a través de la tradición.

Haced lo posible por extraer Palabras Sagradas de vuestro corazón.

La Unción de los Enfermos de la Iglesia Católica es una ceremonia muy hermosa que tiene conexión con ritos paganos que nos precedieron.

No digáis que no nunca a un sacerdote, a un rabino, a un monje sea de la religión que sea, a un chamán, a alguien que canalice mensajes, a un sanador… No descartéis cualquier vía para que ese tránsito se realice en las mejores condiciones. Cualquier persona instruida en el mundo espiritual puede hacer de mediador, de mediadora.

Se puede quemar madera de sándalo, tal vez incienso. Se pueden poner velas, se puede encender un cirio pascual.

Se puede meditar con el enfermo, que dicho sea de paso se encuentra ante su meditación más trascendental. Meditaremos con él sobre la destrucción de la morada del cuerpo, porque eso es la muerte terrenal.

 

EL AMBIENTE INTERNO:

Preguntad al moribundo si tiene alguna pena, alguna tristeza, si quiere dejar algún mensaje para alguna persona, si aún le resta algo por hacer, si quiere disponer de unas últimas voluntades, si sabe si quiere ser enterrado, incinerado, la ropa que quiere llevar en su mortaja. Todo sin agobiar, a su debido tiempo. Si no es posible relacionarse con el enfermo a nivel consciente hacedlo a nivel telepático: contacto de mente a mente, de corazón a corazón.


Que se desapegue de todos los bienes materiales.

Que se desapegue completamente del cuerpo.

Que suelte toda la afectividad hacia las personas.

Que tenga el ánimo confiado y sereno.

Que perdone, que siempre perdone. Sin perdón no hay evolución.


Hablaremos con el enfermo sobre la certeza de que no nos vamos a separar, y le diremos que nos volveremos a ver y a reconocer 'bajo la forma que sea'. Le diremos que siempre estaremos unidos, porque esa es la realidad.

Le hablaremos de Esa Luz que va a venir a su encuentro. Que se abandone en brazos de Esa Luz. Que confíe completamente en Esa Luz.

¡Le hablaremos de los Ángeles que ya lo están acompañando!

¡Le hablaremos de todos los Seres Queridos que vienen ya a recogerlo!


 

En la foto el Monasterio de San Isidro de Dueñas, Palencia. Un día de nieve. Desde el tren.

19.2.09

La voz que viene de dentro





Mientras el embrión estaba en el vientre escuchó una voz interior que le hablaba: “Sé de dónde viene tu Alma; ahora te has encarnado en este cuerpo que apenas tiene unas semanas; vives dentro de este líquido y a ti te parece que este será el medio en el que vas a vivir a lo largo de toda tu vida, pero no será así porque saldrás de aquí y vivirás respirando con tus pulmones en un ambiente seco, en un lugar diferente. Te encontrarás con otros semejantes. Tu viaje continuará… ¡Que tengas una feliz travesía!”.


Una voz nueva y desconocida habló al hombre que se encontraba en los últimos instantes de su existencia, en su lecho de muerte: “Conozco tu Alma; has estado encarnado en este cuerpo, pero ahora vas a partir; no te imaginas el mundo al que vas a llegar; detrás de ese mundo habrá otro y después habrá otro más. Lo mismo que cuando estabas en el vientre de tu madre apenas podías imaginar la vida que te aguardaba cuando salieras de allí, de la misma manera ahora confía en lo que te espera cuando dejes las entrañas de la Madre Tierra. Te deseo el mejor de los viajes”.


Ninguna madre se pone triste cuando comprueba que el hijo ya no está en su vientre.

 

 

La foto la hizo un niño de seis años hace dos meses. Era el fuego de una hoguera.

12.2.09

Próxima Mente


 

“A lo largo de los próximos años la realidad de la supervivencia y de la eternidad de la existencia habrán dejado de ser una incógnita para convertirse en una convicción. No quedarán dudas de que el hombre al abandonar el cuerpo físico continúa siendo una entidad viviente y consciente. Se sabrá que continúa su existen­cia en un mundo más allá del físico y que vive, está despierto y es consciente. Esto se comprobará de diver­sas maneras, por:

-El desarrollo de un poder dentro del ojo físico del ser humano que… revelará el cuerpo etérico... y se verá que los hombres ocupan ese cuerpo. 

-El creciente número de personas que tienen el po­der de emplear... “el tercer ojo”..., que ha des­pertado nuevamente, demostrará la inmortalidad... porque se podrá ver fácilmente al hombre que ha abandonado sus cuerpos etérico y físico.

-Un descubrimiento en el campo de la fotografía hará posible comprobar la supervivencia.

-Por medio de la radio, pues con el tiempo se establecerá comunicación con aquellos que han pasado al más allá, y esto se convertirá en una verdadera ciencia.

-El hombre será sensibilizado a tal grado de per­cepción y contacto, que le permitirá ver a través de las cosas y revelará la naturaleza de la cuarta dimensión, y fusionará en un nuevo mundo los mundos subjetivo y objetivo. La muerte ya no ins­pirará terror y desaparecerá el temor particular que provoca.

-Resultará evidente que cuando la humanidad lo­gre esta perspectiva sobre la muerte y el arte de morir, toda la actitud de la raza humana sufrirá un benéfico cambio. Esto irá a la par, a medida que el tiempo trans­curre, de una sensibilidad humana en los niveles tele­páticos…/…

-Veremos así emerger gradualmente en el mundo un gran grupo de síquicos entrenados cuyos poderes son comprendidos, actuando en el plano astral con tan­ta inteligencia como cuando lo hacen en el plano físico, y preparándose para expresar los poderes síquicos su­periores, percepción y telepatía espirituales. Estas per­sonas constituirán oportunamente un grupo de almas vinculadoras…/…

-Al paso de unos cuantos años y antes de finalizar el próximo siglo, se comprobará que la muerte no existe tal como se la comprende ahora. La continuidad de con­ciencia será tan ampliamente desarrollada y tantos hom­bres de tipo elevado actuarán simultáneamente en am­bos mundos, que el antiguo temor desaparecerá y el in­tercambio entre el plano astral y el físico estará firme­mente establecido y científicamente controlado…”

 


Escrito hace casi ochenta años por Alice A. Bailey, canalizadora de las enseñanzas de Djwhal Khul, maestro tibetano. Del libroLa Muerte: una Gran Aventura”.

 

En la foto, el cielo de una tarde del pasado verano.

5.2.09

Á n i m a


En la actualidad el consumo de productos animales supone la terrible explotación y muerte de millones y millones de seres indefensos. No hay ningún tipo de relación con esos animales, solamente se busca el beneficio económico.

El dolor que se causa a estos seres no conoce límite; estamos hablando de animales torturados, masacrados; viven en instalaciones horribles, mueren en mataderos indecentes, muchos son lanzados a las trituradoras aún antes de morir.

Animal viene “ánima”, que en latín quiere decir “Alma”.

Después de un año dedicados en este blog a nosotros ‘los humanos’, toca ahora ocuparse también de nuestros hermanos los animales y de sus terribles vidas y muertes… ¡Hermana gallina! ¡Hermano cerdo…!

En muchas civilizaciones del pasado se pensaba que la matanza masiva de animales era la causa de la guerra entre los humanos. O dicho de otra manera: el ‘karma’ que genera la masacre de estos hermanos animales por parte de los humanos es de tal envergadura, que hasta que no detengamos estos desastres continuarán entre nosotros el hambre, la guerra y la destrucción.

Ved con detenimiento alguno de estos vídeos. 

http://vimeo.com/1340750

 

En el último mes he recibido numerosos correos en los que se me pedía que me uniera a una campaña en contra de una empresa española que lanzó un spot en el otoño ridiculizando el vegetarianismo. Tantos correos llegaron que me sentí en la necesidad de investigar sobre lo que estaba sucediendo. Lo primero ha sido constatar que la famosa frase de Godard sobre la publicidad es cierta. Dice Godard: “La publicidad es fascista porque nos dice lo que tenemos que hacer”.

 

 

En la foto aparece el cuerpo lleno de ternura de un gatito muerto después de una tromba de agua; me lo encontré el 4 de octubre de 2004. Me pareció que ese cuerpo tenía una unción especial…y creo que la sigue teniendo.

1.2.09

El Alma lo llama Vida


A eso que los humanos llamamos muerte, el Alma lo llama Vida.

En la naturaleza nunca hay muerte, hay Resurrección. Por eso la muerte es la antesala de la Resurrección.

La muerte es un Originador de cambios.

Si vivimos teniendo conciencia de la Inmortalidad, estamos agregando un inmenso colorido y una inmensa belleza a nuestra vida.

Fomentando la conciencia de ver la muerte como una Transición, viviremos la esperanza de la muerte como un Gran Prodigio… Si encaramos así la muerte, estamos preparándonos para una ulterior Experiencia Viviente, y todo va a tomar para nosotros un significado distinto… Entonces veremos la muerte como la mayor Experiencia Mística, la mayor forma de iniciación.

 


Texto inspirado en “La Muerte: una Gran Aventura”, del maestro tibetano Djwhal Khul, a través de Alice A. Bailey.

 

El la foto dos bloques de hielo casi fundidos, transparentando juntos la última luz de la tarde. Hace un mes.