1.1.10

Círculo de Luz



Queridos amigos,

Después de casi dos años de existencia de este blog, hoy toca despedirse. Lo hago con mucha alegría. No hay pena ninguna. No sé si a esto se le puede llamar punto final, punto y seguido, punto y coma, punto y aparte, dos puntos, puntos suspensivos… Realmente ha sido una aventura extraordinaria. Hemos recorrido juntos un camino muy bonito. Creo que este blog cumplió ya su cometido ¿Podíamos haber seguido? Claro, de hecho el tema es inagotable; sin embargo creo que hay que saber medir, no atarse a las cosas, explorar nuevos caminos. Ahora este blog queda a disposición de quien lo necesite. Ha sido un regalo muy grande poderlo coordinar. Tan importante como mi entrega ha sido también la vuestra. Todo lo hacemos entre todos.

Puede que en unos meses haya un nuevo blog o un nuevo ‘no sé qué’. Veremos. Ahora eso está naciendo.

Este último apunte titulado ‘Círculo de Luz’ es una consecuencia directa de todo lo que hemos ido aprendiendo. Es también una propuesta, una invitación. Quiero invitaros a formar parte de un Círculo, un Círculo de Luz.

La Vida puede seguir su curso si decidimos no implicarnos, pero si nos implicamos la Vida lo celebra y siempre lo agradece.

En este Círculo de Luz la mayoría somos desconocidos unos para otros. Estamos generalmente coordinados a través del correo electrónico o eventualmente a través del teléfono móvil. Nunca nos reunimos, nunca hacemos balance de nuestra actividad. No tenemos nombre (de hecho algunos lo llaman “Círculo de Energía” o “Rueda de Oración”, y otros nombres que ahora mismo no recuerdo). No conocemos datos personales de todos aquellos que participan. La libertad y el anonimato prevalecen por encima de todo.

Nos reunimos a distancia para intentar ayudar a personas que están atravesando por un momento difícil en sus vidas. En ese ‘Círculo de Luz” cada persona puede incluir a quien quiera y sugerir al grupo que así lo haga con aquellos que expresamente sean propuestos.

Tenemos siempre presentes las palabras de Jesús en las que dice: “Cuando dos o más de vosotros os reunáis en mi nombre, yo estaré ahí en medio de vosotros… Y todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os será concedido”.

A pesar de eso no estamos adscritos a ninguna religión, tendencia o grupo. Es la espiritualidad lo que nos une.

La manera de reunirse es cada uno en su ámbito, en su ambiente, los martes, todos los martes de todas las semanas del año a las 23:00 h. Eventualmente y dependiendo de algún evento concreto podemos ser llamamos a entrar en el Círculo de luz para intentar ayudar en momentos concretos.

En un ambiente tranquilo se comienza por dar las gracias y a abrir el chacra superior para recibir Luz y Gracia; cuando sintamos que estamos ‘llenos’ construimos mentalmente una pirámide energética e introducimos allí a cuantas personas queramos. Luego a través del chacra del ombligo vamos soltando esa Energía que hemos recibido para llenar esa pirámide y permitir que llegue a las personas que lo necesitan. El método seguido puede variar, no es importante, al igual que el tiempo que dediquemos.

Si un día estamos de cena, de viaje o con otra actividad, intentaremos adaptarlo mentalmente, anticiparlo, postergarlo... Siempre vale lo que se haga por más insignificante que parezca.

Ahora mismo tenemos presentes a unas veinte personas. No puedo dar la lista ahora aquí porque no me está permitido hacerla pública, pero los que queráis participar enviáis un mail a lluviacaballo@lluviacaballo.com y os la hacemos llegar.

A medida que participéis en estas reuniones a distancia, verdadera escuela de telepatía y alguna cosa más, puede ocurrir que veáis remisiones espontáneas de enfermedades. Puede ocurrir, aunque lo normal es seguir viendo que todo sigue su curso, sin que haya cosas demasiado llamativas. Podemos ir viendo que los ‘efectos’ de todo esto se dejan ver a veces en el plano físico, a veces se notan ‘solamente’ en el plano de la personalidad y, sobre todo, en el plano espiritual. La sanación puede ocurrir a muchos niveles. A veces se trata de algo muy sutil. Hay personas que fallecen y sin embargo se sanan.

No hemos de perder de vista que no somos nosotros los que hacemos ‘Eso’. Sabemos que Eso viene de una Dimensión Superior. Simplemente estamos atentos cuando una Gracia llega a la vida de alguien y humildemente pedimos ser transmisores de esa Bendición.

El Mundo está sustentado por personas anónimas que, desinteresadamente, deciden unirse y unir todo a través de la Luz de sus Corazones.


Muchas gracias.

Un fuerte abrazo.



En la foto, Círculos de Luz.


4.12.09

Vida después de la Muerte



El de hoy es un apunte extenso, muy extenso; como además supongo que dará motivos para la reflexión, a lo largo de este mes de diciembre no va a haber más apuntes en este blog.

En estos dos últimos años me he ido encontrando con personas, muchas personas, yo mismo también me incluyo, que tenemos la idea desde que éramos niños de que la Vida continúa después de la Muerte; no sabemos muy bien en qué nos basamos para afirmar esto, lo que sí es cierto es que es una afirmación interior muy sólida; ni hemos sabido casi hasta ahora explicarlo, ni apenas nos atrevíamos a formularlo, pero es un hecho que nos ha acompañado siempre, aunque solamente sea a un nivel inconsciente.

Hace tiempo que he tenido la suerte de conocer un libro titulado "La Vida después de la Muerte" de Victor Zammit, un excelente texto que se puede descargar gratuitamente de Internet y que viene a significar una de las piedras más consistentes de este gran edificio de conocimiento en torno a la Vida y a la Muerte. Conocer este libro produce una doble alegría, por un lado lo sólidas que son sus observaciones, y por otro que no está basado en ninguna propuesta que provenga del ámbito estrictamente religioso. Se trata de hechos científicos tomados con toda seriedad, sin enjuiciamientos ni críticas.

Estas son algunas de las cosas de las que se cuentan en el capítulo 27:

"¿Qué pasa cuando morimos?

Nos sentimos privilegiados al tener esta información. Lo que resulta absolutamente asombroso es la sólida información que se tiene sobre lo que nos pasa al morir, lo cual nos viene de muchas “personas”, desde muchos países y a lo largo de muchos siglos.

El Dr. Robert Crookall, gran científico ya fallecido, que acometió el estudio sistemático de muchas de las fuentes citadas anteriormente, y de cientos de otras comunicaciones procedentes de la vida póstuma, publicó los resultados en su libro “La Aventura Suprema” (1961). Su trabajo examina la evidencia de forma concienzuda y objetivamente, es internamente coherente y sus hipótesis son compatibles con el gran volumen de evidencia verdadera.

Crookall se maravilló de la solidez de la evidencia que nos viene de todo el mundo. Las comunicaciones de todos los países, como Brasil, Inglaterra, África del Sur, Tibet, Europa, India y Australia son todas consistentes. Se maravilló al comprobar que eran idénticas a las creencias de los nativos de las Islas Hawai que, estando separados de otras civilizaciones durante años antes de su descubrimiento por el capitán Cook en 1778. También se maravilló de las evidencias proporcionadas por la gente que ha tenido experiencias extra corporales y las comunicaciones de los médiums de alto nivel.

Crookall era miembro de la Confraternidad para los Estudios Psíquicos, que aparecieron en Inglaterra para permitir a quienes tenían experiencias de naturaleza espiritual o psíquica, que las compartieran y con ello poder examinarlas a la luz de las enseñanzas sobre la vida póstuma de las Iglesias tradicionales. El prefacio de este libro fue escrito por un antiguo Presidente de la Corte Suprema de Justicia Británica, quién concluyó que: “Es necesario que todo ministro de la tierra las use y las tenga en cuenta”.

MENSAJES VITALES DE LA VIDA PÓSTUMA.

Los mensajes vitales transmitidos por las Más Altas Inteligencias transmitidas en diferentes países a nosotros los humanos en las últimas décadas, repetidamente nos informan de que:

• Todos los humanos sobrevivimos a la muerte física, independientemente de sus creencias.

• En el momento de la muerte, el Espíritu lleva consigo nuestra mente con todas nuestras experiencias, nuestro carácter y cuerpo etérico, el cual es un duplicado de nuestro cuerpo terrenal. Sale del cuerpo en el instante de la muerte, estando conectado a él mediante un cordón plateado. La muerte ocurre solamente cuando este cordón se fractura y se produce la separación del cuerpo físico. “Silver Birch”, que significa “Abedul Plateado” y es el nombre con el que una muy Alta Inteligencia de la Vida Póstuma ha transmitido más de nueve libros, nos informa de que en el plano espiritual, el cuerpo etéreo y todo lo que nos rodea es tan sólido como las sensaciones que experimentamos en nuestro mundo físico.

• Inmediatamente después de la muerte física, muchos experimentarán la sensación de elevarse.

• El estado mental en el momento de la muerte es crucial. Algunos cruzan “al otro lado” de forma consciente y reconocen a sus seres queridos que llegan para darles la bienvenida; otros están inconscientes y son llevados a un especial lugar de reposo.

• Aquellos que en la tierra se sienten profundamente atraídos por fuertes adicciones, tales como drogas, alcohol, juegos de azar, tabaco, o que les domina excesivamente el sexo, pueden quedar atrapados en la esfera astral, tratando de satisfacerlas.

• En el instante de la muerte, a algunas personas les resulta fácil separarse de su cuerpo físico. Otros necesitan que les ayuden activamente para efectuar la transición. Algunos muy materialistas tienen el doble etérico muy pesado, y les será más difícil separarse de su cuerpo físico ya inservible.

• ADVERTENCIA: Algunos alucinógenos tienen la facultad de conseguir el desdoblamiento del doble etérico, sacándolo fuera del cuerpo físico. “Los drogadictos, vistos por las entidades del plano espiritual…tienen un semblante patético, como si no tuvieran espíritu…sus ojos parecen vacíos. Al ver un cuerpo, aparentemente vacío, otras entidades inferiores tratan de entrar en el cuerpo del drogadicto, y entonces se produce la posesión”.

• En realidad no existe la ubicación del cielo “arriba en el espacio”, ni tampoco “el infierno abajo”: la localización de estos estados están situados en esferas que se ínter penetran, desde las más altas vibraciones hasta las más bajas.

• Quienes tienen unas ideas fijas, inalterables y dogmáticas acerca de lo que nos espera inmediatamente después de la muerte, está sujetos a experimentar serios problemas.

• Los ateos, agnósticos y otros, pueden no tener dificultad en pasar a las altas esferas, pues lo que hicieron durante su vida en la tierra y la motivación que tuvieron para obrar así, es lo importante, no lo que creyeron.

• Amor, Amor Incondicional es la fuerza conocida más poderosa del Universo.

• El Amor Incondicional es el lazo indestructible que nos une con nuestros seres queridos del plano espiritual.

• Comúnmente, las personas que han sido sensatas son recibidos por sus seres queridos. Las Inteligencias Superiores nos informan de que nuestra apariencia en el plano espiritual regresa a la de su juventud en la mayoría de los casos.

• Los seres del plano espiritual, sean los recién llegados o los otros, tienen la potestad de visitar a sus seres queridos que todavía viven en la tierra.

• A los recién llegados, por lo general, durante los tres primeros meses de transición, se les permite que transmitan, a través de mensajes visuales, sueños apariciones u otros medios, la evidencia de que están vivos.

• El tipo de vida que se desarrolla en el plano espiritual, tales como la belleza, la paz, la luz y el amor que aguarda a la mayoría de la gente, es inimaginable. Incluso en aquel plano se pueden aprender lecciones sobre la espiritualidad y progresar a esferas más altas y bellas.

• Una vez ya en la vida póstuma se experimenta la sensación de una enorme liviandad y bienestar.

• Las incapacidades físicas que las personas tenían en la tierra desaparecerán; una vez que se hayan ajustado mentalmente sus espíritus no habrán deformidades, ni sensación de enfermedades, ceguera ni ninguna otra cosa que les afectaba en la tierra.

• La mente tiene un enorme poder en el plano espiritual. Puede realizar la aparición de cosas con aspecto material y puede desplazarse con la velocidad del pensamiento. De esta forma, si se imagina que está en cualquier lugar del mundo, allí se encuentra al instante.

• Quienes son viciosos o con malas inclinaciones son dejados solos, o se relacionan con otros de las mismas bajas vibraciones, con el mismo nivel de espiritualidad, sintiéndose atraídos hacia las esferas más bajas y oscuras.

• Algunas personas que desencarnan tienen una mejor transición al plano espiritual que otros; cuanto mayor conocimiento tenemos de la vida póstuma, tanto más fácil es la transición.

• Algunos se quedan atrapados “entre dos mundos”. Al sentir su cuerpo con un aspecto sólido, no aceptan que en realidad están muertos. Muchos entran en un estado de confusión mental y pueden permanecer así durante décadas y aún más.

• La energía, - sea positiva o negativa - es como un “boomerang”. Cuando le enviamos buena energía a alguien, ese tipo de energía nos es devuelta tarde o temprano. Si enviamos energía negativa siendo deshonestos, haciendo trampas, mintiendo, asediando, desacreditando o haciéndole daño a alguien, esa clase de energía negativa, inevitablemente regresa a nosotros.

• “Cosechamos lo que sembramos”, es la conocida frase que refleja la ley espiritual universal. Karma es la palabra corriente con la que nos referimos a la deuda contraída por la realización de malas acciones, por lo que nada queda impune. Todos los actos negativos contra los demás tienen que ser experimentadas en carne propia, con el propósito de continuar progresando espiritualmente.

• Todo pensamiento, toda palabra y toda acción quedan registrados, y nos será recordado durante la revisión de nuestras vidas, todos experimentaremos los efectos de todos ellos.

• En las altas esferas es posible recordarlo todo y ver tridimensionalmente cualquier evento a lo largo de cualquier periodo de nuestra existencia.

• El abuso de poder y el hostigamiento sistemático de los demás son dos de las acciones que desarrollan mayor nivel de karma. Un gran nivel de deuda kármica le espera a aquellos cuya misión era la de proteger a la sociedad, pero que intencionadamente abusaron de su poder entregándose a transgresiones arbitrarias y causaron daños y perjuicios a los demás.

• Nadie será excusado de su mal comportamiento aduciendo que solo cumplía órdenes.

• La crueldad, sea mental o física, contra seres humanos o animales, tiene una gran responsabilidad y nunca tiene justificación.

• Después de llegar a las zonas más oscuras, aquellos que insistentemente hostigaron a otros, tendrán que disculparse y pedir perdón a las víctimas, antes de que puedan progresar. Solo las víctimas inocentes tienen el poder de perdonar la culpa de aquellos que infringieron castigos inhumanos, asesinatos, hostigamiento o crueldad.

• Si quienes fueron crueles y causaron grandes daños a otros no son perdonados, permanecerán en su condición miserable hasta que sean perdonados.

• El Infierno por toda una eternidad, y la condenación eterna fueron inventados por el hombre para manipular los corazones y mentes de los ignorantes y crédulos, aunque bien es cierto que en el plano espiritual hay esferas inferiores que son particularmente oscuras, desagradables y pavorosas, las cuales se asemejan a lo que consideraríamos como infierno, pero no se permanece allí por toda una eternidad. La Ley del Progreso Universal nos asegura que por muy grande que sea la deuda, algún día en el futuro, aquellos con bajas vibraciones conseguirán tenerlas más altas, aunque sea a través de cientos o miles de años, consiguiendo así elevarse a esferas superiores.

• Nadie nos juzga ni nos condena. Nos condenamos nosotros mismos a estas horrorosas esferas de baja vibración por las acciones acumuladas durante nuestras vidas en la tierra.

• ¿Conversión en el lecho de muerte? Hemos sido informados por los Espíritus Elevados, y nos lo repiten continuamente, que inmediatamente después de la muerte física, nuestras vibraciones no cambian, aún si nos arrepentimos poco antes de morir. Al ocurrir este hecho, nos llevamos a la espiritualidad las vibraciones acumuladas que hemos adquirido durante toda nuestra vida en la tierra. El bautismo como forma de lavar las culpas y el arrepentimiento de conveniencia por proximidad de la muerte, no tienen efectividad como medio de obtener “un mejor trato” para después de la muerte.

• Si ayudamos a tan solo una persona a obtener el conocimiento sobre la forma de organización del plano espiritual en relación con nuestra conducta en la tierra, habremos justificado nuestra existencia sobre la misma.

• Impedir a los demás el acceso al conocimiento de la verdad, produce un gran karma.

• Nadie en la tierra ni en ninguna parte puede dañarnos espiritualmente.

• Ninguno de nosotros nacemos iguales espiritualmente.

• El egoísmo es una de las mayores transgresiones contra la espiritualidad, y produce un gran karma.

• No venimos a este mundo para disfrutar de una vida de ensueño, sin penas ni sufrimiento. Cuanto más variadas sean nuestras experiencias, cuanto más aprendamos de nuestros errores, tanto más valiosa es nuestra existencia en esta reencarnación.

• Muchos de nosotros nos sentiremos defraudados, seremos denigrados y perseguidos injustamente…pero estemos seguros que se hará justicia…si no en este mundo, ciertamente en otra vida posterior.

• Las leyes universales funcionan aunque no las conozcamos.

• Siempre que se produzca una contradicción entre la ciencia y las creencias tradicionales como las religiosas o el escepticismo, la ciencia prevalecerá inevitablemente.

• Ser religioso no quiere decir necesariamente ser espiritual.

. No participar en los ritos de la Iglesia como, por ejemplo, el bautismo o confesiones y no creer en dogmas ni en doctrinas, no le impide a nadie alcanzar la mayor espiritualidad ni el acceso a las esferas superiores de la vida póstuma.

• En el plano espiritual, la comunicación se produce por medio de la telepatía.

• La comunicación entre los dos mundos, el terrenal y espiritual también se realiza mediante la telepatía.

• Existen algunos peligros inherentes al comunicarse con las entidades de la vida póstuma.

• Los espíritus desencarnados pueden leer en nuestras mentes y ponernos también ideas y pensamientos. Las entidades más bajas nos pondrán ideas y pensamientos negativos, y los seres elevados nos ayudan con ideas y pensamientos positivos, pero aún así, aún nos queda mucho margen para ejercitar nuestro libre albedrío.

• Tenemos libertad para llamar a los Poderosos Protectores del Plano Espiritual para que nos ayuden a enfrentarnos a los problemas diarios, pero Ellos no decidirán, pues la decisión final nos corresponderá a nosotros.

• Los materialistas ocupan mucho tiempo preocupándose por los últimos diez o veinte años de su vida en la tierra y no dedican ni una pequeña fracción de su tiempo pensando en lo que les va a pasar en los siguientes diez o veinte mil años posteriores a su muerte.

• Lo que le pase a una persona que se suicide, depende de muchas cosas. La motivación y circunstancia es siempre muy importante. Por ejemplo, habrá una gran diferencia entre uno que se suicida ante su muerte inevitable y otro que se suicida para evitar responsabilidades. Quienes se quitan la vida para evitar problemas derivados de su actuación, probablemente aumenten sus problemas y responsabilidades en la vida póstuma.

• Hay diferentes niveles de esferas en el plano espiritual - desde las vibraciones más bajas hasta las más altas - . Al morir físicamente vamos a la esfera que mejor se adecue a las vibraciones que acumulamos durante nuestra vida en la tierra. Simplificando la cuestión, la mayor parte de los desencarnados van a la “tercera esfera”, que algunos llaman Tierra de Verano.

• Cuanto más altas son las vibraciones, tanto mejor son las condiciones que nos llevarán a esferas más altas. Nos han informado de que las esferas más altas son demasiado bellas para poderlas imaginar. Para aquellos que tengan vibraciones muy bajas, también hay esferas específicas donde existen muy serios problemas.

• De acuerdo con la Ley del Progreso, con total seguridad, aunque tardemos miles de años, todos llegaremos a las altas esferas.

• Los espíritus con vibraciones semejantes se atraen entre sí.

• Existe en realidad una guerra entre las fuerzas de la luz y las de la oscuridad. Quienes están continuamente emanando oscuridad, sea por la ignorancia, propagando la mentira, falsedades perniciosas, odio, hostigamiento a los demás, abuso de poder, estafas, explotación y otras acciones negativas, probablemente atraerán o formarán parte de las fuerzas de la oscuridad. Por el contrario, quienes trabajen y promuevan un mayor entendimiento entre sus semejantes, transmitan su conocimiento, generen paz, amor, luz, armonía y otras energías positivas, atraerán y formarán parte de las Fuerzas de la Luz.

• Por tener el Libre Albedrío, cada uno es responsable de sus propios actos y omisiones durante su vida en la Tierra.


Silver Birch “Abedul Plateado” es un maestro espiritual sabio y amoroso, que habló a través del médium inglés Maurice Barbanell durante más de cuarenta años. Han sido publicados una gran cantidad de libros con sus enseñanzas, siendo un testigo visual de la existencia del plano espiritual que sirve de inspiración a millones de personas.


Algunas de las fuentes utilizadas:

Silver Birch (Ortzen 1988, 1990, 1991), Arthur Findlay, White Eagle, Anthony Borgia, Lord Dowding, Sir William Crookes, Sir Oliver Lodge, Sir Arthur Conan Doyle, Leslie Flint, Ivan Cooke, George Meek, HP. Blavatsky, Dr. Carl Wickland, Dr. Robert Crookall, Sir William Barrett, Rev. C. Drayton Thomas, Geraldine Cummins, FWD. Myers, Raymond Bayliss, Gary Williams, Arthur Ford, Jhoannes Greber, George Anderson, Charles Hapgood, Dr. Maurice Rawlings, Allan Kardec, Emmanuel, Joe Fisher, Dr. Ian Stevenson, Emmanuel Swedenborg, Martin Ebon, Robert James Lees, Ruth Montgomery, Stainton Moses, Ursula Roberts, Elisabeth Kübler-Ross, Jane Roberts, Helen Greaves, PMH. Atwater y la asociación para la Investigación Científica de la Vida Póstuma".



En la foto, la casa en la que nací. Hace unos días.


30.11.09

El cuerpo



Siempre decimos: cuando alguien muere es solamente el cuerpo el que muere; pero también tenemos que hacernos esta pregunta: ¿qué es el cuerpo?

Probablemente hoy podamos servirnos de estas lúcidas palabras de Jean Klein. Están en su libro “La sencillez de Ser”.

“¿Qué es el cuerpo? El cuerpo es un pensamiento, una invención de la mente. Cuando miras al cielo, ¿dónde está el hombre? ¿Hay un hombre? Hay sólo visión del cielo. Sin el pensamiento de ser un hombre, no hay hombre. Tienes la idea de un cuerpo, pero en realidad este cuerpo no existe. El cuerpo, el hombre, son formas del pensar.

No eres tú el que te despiertas por la mañana. Es la idea de un cuerpo la que despierta en ti. ¿Qué hay antes de que el cuerpo despierte? ¡Eso es lo que tú eres!”



En la foto, atardecer junto a un río. En el mes de marzo.

26.11.09

Ofrecer



Tres meses antes de morir mi madre, encontrándose ya muy enferma, en una conversación que mantuve con ella, una conversación larga, intensa y maravillosa, una conversación que tuve la suerte de grabar en vídeo porque ella me lo pidió, hay un momento en el que le pregunto: “Mamá, ¿tú por quién ofreces todo este sufrimiento?” “Por la Paz, por la Paz del Mundo y por la Paz de todos vosotros, de vuestros hijos”, me respondió llorando. Este pasaje aparece en el DVD que acompaña al libro “Hermana Muerte (Gracias por venir a visitarme)”.

Recuerdo que un día en una de las presentaciones públicas de este libro, justo al acabar la proyección de la película, una persona me preguntó: “¿Por qué le preguntas a tu madre que por quién ofrece su sufrimiento? Esa pregunta no la entiendo. El sufrimiento es sufrimiento y ya está. No tiene que ser ofrecido por nadie”.

Respeto la opinión de esa persona, pero mi pensamiento y sobre todo mi sentimiento son muy diferentes. Ni que decir tiene que en ese momento no le hablé en profundidad, entre otras cosas porque lo podía interpretar como que le quería convencer de algo.

Quien ofrece su sufrimiento entiende que el dolor, la pena y el desconsuelo nunca son individuales, más bien forman parte de una delicada balanza donde todas las cosas se compensan y se equilibran. Es algo parecido a una Justicia Universal ejercida de forma natural, una justicia que funciona como resonante, un diapasón que sincroniza y ensambla los corazones de todos los seres humanos. Es una ley similar a la misma ley de fuerzas que equilibra el movimiento de los átomos dentro del cuerpo y la misma que equilibra el movimiento de los planetas y de los astros en todo el Cosmos.

Todo lo que es injusto resuena a la vez en todas las Almas, al igual que todo lo que es justo. No hay algo separado del resto. El Todo es lo único real.

Cuando una persona comprende que puede poner su dolor en manos de la Divinidad, es como si de repente descubriera un tesoro. Si esa persona tiene su dolor condensado en forma de odio enquistado, al ofrecer ese dolor deja de guardar rencor y en ese instante se hace libre. Y aún hay algo más, al ofrecer ese dolor, en ese preciso y precioso instante, lo convierte en “útil”, en contraposición al dolor “sordo” vivido para dentro, en soledad.

Por mucho dolor que uno tenga, si lo ofrece, lo puede convertir en una ofrenda de Luz permanente. Hay muchas Almas de las que nadie se acuerda, ellas necesitan ese dolor para purificarse. Estas Almas pueden estar encarnadas o desencarnadas, da igual.

Una Única Alma une a toda la humanidad, por lo tanto una comunicación maravillosa, invisible y permanente nos conecta a todos. Un Único Cuerpo de Luz nos hermana intrínsecamente. No es necesario que profesemos ninguna fe, no son necesarias las imágenes y los símbolos; lo único que hemos de saber es que, si queremos, nunca ningún sufrimiento será en vano.

Quien ofrece su dolor está dando la vida por los demás.

Imaginad por un momento que en la gran Escala de la Vida y en algo parecido a eso que llamamos Ley de Compensación Universal, que alguien ofrezca con plena consciencia su última enfermedad y el momento de su muerte, ¿no tiene eso ya de por sí un inmenso valor?


Ofrecer la enfermedad.

Ofrecer las lágrimas.

Ofrecer la soledad.


Y ofrecer también el placer.

Ofrecer la alegría.

Ofrecer la riqueza material y espiritual.


Ofrecer el Amor.



En la foto, atardecer de un día del mes pasado.


23.11.09

Morir es estar muriendo



Algunos de los que lean estas líneas se identificarán con ellas.

Sí, morir es estar muriendo, morir es percibir intensamente y comprobar que las energías del presente nos piden que dejemos ir de una vez todo lo que ya no vale.

En algunos momentos nos podemos sentir como que no formamos parte del Mundo.

Estamos despidiéndonos de todo lo viejo.

Hay muchas cosas que se están descomponiendo, por dentro y por fuera.

En algún momento podemos sentir que ya no queda nada de aquel ‘nosotros’ que conocimos…y de esto no se deduce que estemos viviendo trastornos de la personalidad o una extraña mutación que haga que no conozcamos a nadie.

Hay ratos que parece que hemos ido a pasar una temporada en el infierno, sin embargo estos episodios son muy breves y muy intensos, pasan rápido.

Hay signos claros de que estamos ya metidos de lleno en un nuevo cambio dimensional.


Algunos verán luces.

Algunos verán figuras moviéndose por el rabillo del ojo.

Algunos escucharán voces.

Muchos sentirán que las cosas se están disolviendo.


Todo esto son signos, no de que nos estamos volviendo locos, sino de que nos estamos empezando a mover en diferentes dimensiones.


A ratos podemos tener la sensación de estar siendo vaciados.

A ratos podemos sentir un cansancio extremo.

Y la fuerte sensación de tener nuevas compañías.




Dedicado a varios amigos que ahora mismo están viviendo un delicado tránsito.


En la imagen, estrella de diez puntas.

19.11.09

Juicios



Existe una terapia desarrollada por Robert Detzler llamada T.R.E. (Terapia de Respuesta Espiritual). Se trata de un meticuloso proceso de investigación en los archivos del subconsciente y del Alma con el fin de descubrir y deshacer bloqueos ocultos que permanentemente influyen en nuestra salud y en nuestra evolución humana y espiritual.

La mayoría de nosotros pensamos que la sanación ocurre a través de la medicina, y hasta cierto punto es verdad. Sin embargo, la gran curación y la curación permanente se logra a través de la afinación del Espíritu y reconociéndonos como seres espirituales. Cuando una persona se reconoce constitutivamente como lo que es, como un Ser Espiritual, casi nunca enferma, incluso aunque muera de cáncer sigue sin estar enfermo, porque la energía de la que dispone transforma todos los elementos de la propia enfermedad hacia el polo positivo.

Cuando se limpia un programa, cuando se deshace un bloqueo, se está literalmente borrando el patrón de energía negativa de los registros del subconsciente y del Alma. La Terapia de Respuesta Espiritual no solo limpia vidas pasadas, es también sumamente valiosa para eliminar las energías negativas que se acumulan en las actividades e interacciones del día a día. Es especialmente importante limpiarse del juzgarse a sí mismo y el juzgar a los demás. Cuando se establece una energía de juicio es muy difícil eliminarla del Alma. Podemos pasar años perdonando a alguien y aún tener energía negativa relativa al juicio que originalmente hicimos sobre esa persona. Mucha gente amontona juicios sin darse cuenta de que la energía negativa los persigue día a día, año tras año y seguramente vida tras vida; estos juicios están escritos en el Alma y permanecen allí hasta que son borrados. Cuando una persona que fallece tiene su Alma atestada de juicios, ¿podemos imaginar el trabajo de ‘limpieza’ que necesita ser realizado cuando ese ser accede a esa Nueva Dimensión?



En la foto vemos tres chopos otoñados en un cielo cruzado de señales. Hace un mes.



13.11.09

Dos médicos



-“Las capacidades paranormales de los moribundos sugieren la existencia de un Espíritu Inmortal que trasciende el tiempo y el espacio”.

(Doctor Michael Schroter-Kundhardt)


-“Yo era un médico pediatra de cuidados intensivos arrogante y con un prejuicio emocional contra todo lo que fuese espiritual, hasta que comencé a trabajar en profundidad con niños moribundos. Hoy puedo afirmar que hay algo Divino que le sirve de aglutinante al Universo”.

(Doctor Melvin Morse)



En la foto, mediodía de un día de otoño. Hace quince días.


8.11.09

Campo energético



“Hace unos años hice un viaje a Italia. Con otras personas visité varias ciudades. Un día fuimos a Padua. Cuando estaba delante del cuerpo de San Antonio, San Antonio de Padua, sentí algo fortísimo; sentí una vibración muy grande que atravesó todo mi cuerpo. Me revolví por entero. Me puse a temblar. Me ahogaba. Entré en un verdadero estado de trance. Yo me preguntaba interiormente: ¿Pero qué es esto que me está pasando? Supe que no era sugestión, supe también que no era algo inducido por mi parte.

Eso que me ocurrió aquel día lo entendí al cabo de varios años. Comprendí que mi campo energético actual y el de ese ser que llamamos San Antonio de Padua son el mismo, eso no quiere decir que disponga yo de él en exclusiva, ni mucho menos. Eso que me ocurrió, unido a años de observación con mis pacientes -hace treinta años que ejerzo la sanación- me hace decir que lo que se reencarna no es la persona ni la personalidad con su memoria y todo eso; lo que se reencarna, lo que se repite en el tiempo, casi como un patrón calcado, es ese campo energético, esa frecuencia. Yo la puedo sentir aquí ahora mismo. También he podido entrar en contacto con el campo vibratorio de Buda, de Jesús, de Confucio, de San Juan de la Cruz, de muchos más… Lo que te estoy contando ahora no pertenece exclusivamente al terreno religioso y de la mística, pertenece ya al campo de la física, la física cuántica está hablando ahora de todo esto…”


Contado por el Padre Simón de la Flor en un encuentro personal. Octubre 2009.


En la imagen, estructura Metatrón.

4.11.09

Mal olor



Hace algo más de dos años todos los periódicos en España se alimentaron durante días de la siguiente noticia: Carmen y Manuel. Esposos octogenarios. Ella era una persona impedida que dependía completamente de la ayuda de su marido. Manuel sufre un infarto y muere. Carmen queda sola, acompañada por el cuerpo de su marido y por su propia impotencia, sin medio físico de comunicar con nadie, aunque también es muy posible que no tuviera a nadie con quien comunicar. Ella acabó muriendo de inanición.

Transcurre un mes y nadie se preocupa por esas dos vidas; tuvo que ser el hedor pestilente, un olor insoportable que llegaba a decenas de metros de su casa, el que dio la voz de alarma. Lo que no pudo el infarto, lo que no pudo la inanición de esa mujer, lo que no pudo la falta de observación y la ausencia de cuidado de los vecinos, lo consiguió el olor, el mal olor, ese olor que no se aguanta, ese olor que no se soporta.

¿Quién se ocupa de los viejos? ¿Quién mira por ellos? ¿Cómo hemos llegado a establecer la convivencia para que lleguen a ocurrir cosas de este tipo?

En un estudio reciente sobre el stress y los estragos que éste provoca en el organismo, se ha llegado a la conclusión de que el ser humano no ha conseguido adaptarse al ritmo de vida de las ciudades; durante años lo hemos intentado pero no lo hemos conseguido. Ahora toca buscar otros caminos. Y cambiar de aires.



En la foto, una megalópolis moderna.


31.10.09

Fantasmas



“Hay una persona que habitualmente sueña con personas que han desencarnado; sueña con el marido que desencarnó hace once años y sueña también con otras personas que hace más tiempo que están desencarnadas ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué le sucede esto a esta persona? Esto sucede porque usted sigue pensando en ese ser o en esos seres de la misma forma que ellos tenían cuando vivían, cuando resulta que ellos ya no son así. Si usted continúa pensando en ese ser que desencarnó hace once años con la forma como era aquí, lo que hace es reforzar aquella imagen, reforzarla a través de su recuerdo, de esa forma da continuidad a esa imagen en el plano astral. Usted crea una imagen, pero esa imagen ya no es él. El que desencarnó ya no es el objeto que era, de esa forma usted acaba creando una imagen artificial que por fuerza comienza a tomar vida en el plano astral o en el plano mental y usted empieza a soñar con esa imagen. Eso no tiene nada que ver con la persona. La persona ya no es así. Aquella persona que desencarnó hace once años ya no tiene aquella fisionomía ni aquellos hábitos. Esa persona puede estar reencarnada de nuevo. Esa persona no tiene nada que ver con lo que guarda en sus recuerdos, eso hace que literalmente esté usted tratando con fantasmas”.



José Trigueirinho Netto, “Preguntas y Respuestas”.


En la foto, una forma que me ha salido repetidamente en varias fotografías a lo largo del último año…y no es un defecto de la cámara.